Otra Crónica de una muerte anunciada

7 diciembre, 2010

Hace un rato que los dos se despiden en la habitación. Gabriel intenta mantenerse sereno. Se mueve cauteloso por la estancia con una taza de té caliente entre las manos. Ya no pronuncian palabra y es que no queda mucho por decir. Lo conoce a la perfección y con sólo un gesto o una mirada deduce lo que por dentro le sucede. Los dos se miran a intervalos, uno intentando justificarse y el otro aceptando las mudas disculpas. Es la última tarde que pasarán juntos y lo saben. Así lo ha decidido Gabriel, al comprender que las hazañas del fundador se han agotado, por lo menos en Macondo.

Dos horas después el reloj anuncia que son las seis. José Arcadio se levanta, abre la puerta y se va. Gabriel calcula mentalmente cuánto tiempo tardará José Arcadio en llegar a Macondo y continúa con la historia que está escribiendo. Cae la tarde y Gabriel se acerca a la ventana. Fuera llueven pequeñas flores amarillas.

Microrrelato escrito para el concurso (si os gusta podéis votarlo en el enlace): “Escritores en su tinta”

Anuncios

3 comentarios to “Otra Crónica de una muerte anunciada”

  1. Anónimo Says:

    Gracias Maite! Ya veo que lo de las votaciones es un poco lío…Supongo que es lo que tiene la votación popular..Me alegro de que te haya gustado!

  2. Maite Says:

    Ahora mismo voy a votarlo, yo también ando por ahí, pero me temo mucho que estas votaciones no son muy limpias, los que suben luego bajan de puntuación muy sospechosamente. De cualquier forma, que conste en acta que tu relato me ha gustado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: