Regreso al hogar

26 enero, 2011

Al regresar, atravieso el zaguán y miro en derredor. Es el viejo cortijo de mi padre. El charco en el medio. Entremezclados objetos viejos e inservibles cierran el paso hacia la escalera del grane¬ro. El gato acecha desde la baranda. Un trapo desgarrado, atado alguna vez a una barra, mientras alguien jugaba, se agita al viento. He llega¬do. ¿Quién me recibirá? ¿Quién espera tras de la puerta de la cocina? La chimenea humea, están preparando el café para la cena. ¿Sientes la intimidad, te encuentras como en tu casa? No lo sé, no estoy seguro. Es, la casa de mi padre pero todos están uno junto al otro, fríamente, como si estuviesen ocupados en sus asuntos, que en parte he olvidado y en parte no he conocido jamás. ¿De qué puedo servirles, qué soy pa¬ra ellos, aun siendo el hijo de mi padre, el hijo del viejo propietario ru¬ral? Y no me atrevo a llamar a la puerta de la cocina, y sólo escucho desde lejos, sólo desde lejos tenso sobre mis pies, pero de manera tal que no me puedan sorprender escuchando. Y porque escucho desde le¬jos no oigo nada, salvo una leve campanada de reloj, que quizá sólo creo oír, llegándome desde los días de la infancia. Lo que además ocu¬rre en la cocina es un secreto que los que allí están sentados me¬ocultan. Cuanto más se titubea ante la puerta, más extraño se siente uno. ¿Qué tal si ahora alguien la abriese y me hiciese una pregunta? ¿Acaso yo mismo no estaría entonces, como alguien que quiere ocultar su secreto?

Fran Kafka

Anuncios

6 comentarios to “Regreso al hogar”


  1. Hola, Iria!
    Voy a confesarte una cosa: nunca me ha gustado demasiado Kakfa. No puedo explicarmelo, pero es así. Acaso sean las traducciones o no se… yo creo que a los escritores hay que leerlos en su idioma, para percibir su música (porque las palabras tienen una música) Pero Kafka no está entre mis favoritos. En fin…

    Saludos!!

    • sucedeque Says:

      Hola peregrino!
      Creo que tienes razón, leer en la lengua original debe cambiarlo todo, supongo que traducido pierde parte de su esencia…
      Respecto a lo que dices de Kafka, para gustos, colores, no? Es cierto que es un gran escritor, pero no puede gustarle a todo el mundo…

      Muchas gracias por tu fidelidad al blog, siempre es un placer leerte por aquí!

      Un abrazo.

      Iria L.

  2. Sucede Says:

    Hola Iria!
    menudo texto eh? que manera tiene Kafka de guiarnos a través de esos pasos del que vuelve sin querer ser visto, el que no es esperado tal vez…
    Muy buen texto, y me encantan los fragmentos que eliges de estos maestros…pero…
    ¡Quiero leer tus textos, que son tan grandes como estos!
    Un abrazo, amiga!

    • sucedeque Says:

      Hola sucede!!
      Jeje, la comparación se me viene grande!!! Pero a la vez me halaga!
      Ahora estoy con unos relatos un poco más extensos y por eso no cuelgo nada mio, pero todo llegará!! Gracias por tu fidelidad!!!
      MuchosAbrazos!!

  3. Humberto Says:

    Hasta hace unos días estuve en Praga y pude sentir la admiración que se tiene por Kafka, pero más pude sentir sus pasos por las calles. Así, buscando sus pasos, tal vez se me haya pegado algo de su genialidad.
    Te dejo un cariño.
    Humberto.

    • sucedeque Says:

      Hola Humberto!!
      Qué envida tu viaje a Praga!! Seguro que de allí te has traído un montón de cosas aprendidas, los viajes siempre te enseñan un millón de cosas, y porqué no? Seguro que también te has traído un pedacito de Kafka contigo!!

      Un abrazo.
      Iria L.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: